Feeds:
Entradas
Comentarios

“Aunque dos personas de la clase alta no se conocieran, podían pasarse media tarde enhebrando nombres de amigos comunes, parientes, concuñados y compañeros de colegio o de consejo de administración, cosa que venía a ser lo mismo, porque las relaciones empezaban en el parvulario y terminaban en la cúpula de las grandes empresas. Y así iba transmitiéndose el poder real de una generación a otra de primos y tíos verdaderos o falsos, mientras los demás mortales no pertenecientes a la familia daban vueltas como cometas por los confines”.

 

La Carne de Rosa MonteroRosa Montero nos presenta a su protagonista, Soledad Alegre, una mujer de sesenta años que se enfrenta con pesimismo a su madurez y que arrastra un pasado lleno de traumas por el abandono del padre y la presencia de la madre maltratadora. “El hombre es hijo del niño que fue”. Trata, sobre todo, del miedo a la soledad, nos habla de la sensualidad  y de la psicología del ser humano.

Esta novela trata sobre el envejecimiento, sobre lo que el paso del tiempo nos hace (y deshace) y de la pasión. La protagonista recapacita sobre el fin de las relaciones sexuales, verbaliza las reflexiones íntimas de una mujer de sesenta años que se enfrenta con decaimiento a su madurez.

La autora ha querido enseñarnos una mezcla de dos mundos, el de la alta cultura, las clases altas y el de los suburbios que representa el joven gigolo que se dedica a la prostitución porque quiere labrarse un futuro próspero. Primero nos lo presenta como un ser infinitamente bello físicamente, atormentado por un pasado parecido al de Soledad, abandonado continuamente, pero trabajador, explotado por su jefe, que busca el dinero fácil y termina mostrándose como un ser ridículo al final. Seguir leyendo »

Anuncios

“Yo recuerdo siempre que cuando tenía cinco años dije a mi madre que estaba deseando ser mayor para salir sola a la calle. Me contestaron que mientras más mayor fuese más acompañada iría siempre. Para mí esta contestación fue horrible. Me acuerdo todavía de la perra que cogí y de lo angustiosa que me pareció la vida en aquel momento” – Carmen Laforet

Carmen Laforet y Elena Fortún: De corazón y alma (1947-1952). CorrespondenciaEl prólogo en el que Cristina Cerezales Laforet cuenta cómo consiguió estas cartas es toda una odisea. Porque a partir de aquel día en que una amiga de su madre, le devolvío las cartas de Elena Fortún, empezó la búsqueda de la otra parte de la historia: las cartas que su madre había escrito a la madre de Celia. Había muchas pistas en las cartas de Elena Fortún para encontrar las cartas de su madre, pero varios infortunios hacen que todo se retrase. En su investigación, encontrara el libro de Marisol Dorao, Los mil sueños de Elena Fortún, y que en la fotografía de portada apareciera el escritorio de Elena Fortún, en el que se veía un sobre que ponía “Cartas de Carmen Laforet, para entregarle a ella después de mi muerte”.

El título expresa bien el contenido del libro: 46 cartas, seguramente existieron más, en busca de un sentido a la vida, cartas literarias, espirituales, cartas de amor que atraviesan cinco años, 1947 a 1952. Apenas se vieron físicamente, se llevaban 35 años de diferencia, y, aún así, se aprecia la complicidad entre estas dos mujeres y la admiración mutua.

Seguir leyendo »

“En tu vida conocerás muchos tontos. Si te hacen daño, recuerda que es porque son estúpidos. No respondas a su crueldad. No hay nada peor que la amargura y la venganza. Muestra tu dignidad y tu integridad” –

Marjane Satrapi (Persépolis)

Persépolis, de Marjane SatrapiPersépolis es la crítica, desde una perspectiva feminista y quizás comunista, de la historia reciente de Irán.

El cómic comienza a partir del año 1979, cuando Marjane desde su vista de niña es testigo de un cambio social que da fin a más de cincuenta años de reinado del sha de Persia  y abre paso a una república islámica. La niña tiene una enorme inquietud intelectual y una curiosa imaginación que la lleva a mantener diálogos con un Dios, que tiene parecido con Karl Marx, o soñar con ser algún día la última profeta que siga los pasos de Jesús y Mahoma. La diferencia de clases sociales o la marginación de la niña son algunas de las piezas del rompecabezas que Marji se esfuerza por combinar para entender el mundo que la rodea.

Según va creciendo, desarrolla una audacia especial para burlar la censura cultural y sus padres, temerosos por la seguridad de su hija, envían a Marjane a una escuela en Austria. Allí no sólo tiene que enfrentar la soledad, sino también las dificultades de adaptación y el rechazo de aquellos que la ven como una fanática religiosa. Incapaz de vivir sin sus raíces, Marjane decide volver a Irán. Seguir leyendo »

Alejandra PizarnikAlejandra Pizarnik (Avellaneda, 1936 – Buenos Aires, 1972) fue una destacada poeta argentina. Hija del matrimonio formado por Elías Pizarnik y Rejzla (Rosa) Bromiquier, ambos inmigrantes judíos de origen ruso y eslovaco, que se dedicaban al comercio de joyería.

Su infancia fue muy complicada. Hablaba el español con marcado acento europeo y tartamudeaba. Tenía graves problemas de acné y una marcada tendencia a subir de peso. Estas eventualidades minaban seriamente su autoestima. Su obra fue influenciada por Antonio Porchia, los simbolistas franceses, sobre todo por Arthur Rimbaudy Stéphane Mallarmé, por el espíritu del romanticismo, y por los surrealistas. Entre 1960 y 1964 vivió en París, donde tradujo a Antonin Artaud, Henri Michaux, Aimé Césaire, e Yves Bonnefo y estudió literatura francesa en la Universidad de la Sorbona.

El 25 de septiembre de 1972, con sólo 36 años de edad, se quitó la vida ingiriendo cincuenta pastillas de un barbitúrico.

En este poema la poeta se centra en la sensación de soledad y muerte. La falsa percepción de la realidad que tienen los enfermos mentales, expresa lo pesada que es la vida a las personas que viven bajo la depresión, que no son dueños de su tiempo, su vida y sólo les queda esperar tras unas rejas, dentro de la jaula.

“La Jaula”

Afuera hay sol.
No es más que un sol,
pero los hombres lo miran
y después cantan. Seguir leyendo »

“Las relaciones de todas ellas, Concha de Albonoz, Victoria Ocampo, Victoria Kent, Louise Crane y otras muchas, se entrecruzaban en esa ciudad cosmopolita que era Nueva York durante los años cincuenta y en la que Victoria Kent y Louise Crane eran las mejores anfitrionas para ese inmenso grupo de mujeres solas, cultas e independientes”

"Victoria Kent y Louise Crane en Nueva York. Un exilio compartido" de Carmen de la Guardia

En este libro Carmen de la Guardia, profesora titular del Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad Autónoma de Madrid, ofrece una biografía de Victoria Kent y, especialmente, se centra en los más de 35 años que la unieron a la filántropa neoyorquina Louise Crane, y en los sitios en los que convivieron, Nueva York, Redding o Woods Hole.

Victoria Kent pudo conocer a Louise Crane en los años cincuenta, cuando comenzó a trabajar como asesora en las Naciones Unidas y donde, al poco tiempo, fue nombrada representante del Gobierno de la República en Nueva York. Daba clases de español a la norteamericana, y ésta la ayudaba con el inglés. Sus intereses comunes hicieron que comenzaran una relación afectiva que duró 37 años, hasta que Kent murió a los 96 años (1987). Mientras, el franquismo condenaba al olvido la trayectoria de todas las modernas españolas; años en los que las niñas que crecían y estudiaban en España fueron adoctrinadas para ser soporte del hombre, como reproductora, y como educadora para las nuevas generaciones de niños.

Esta relación creó una red de apoyo a los exiliados republicanos y todas las mujeres modernas que las necesitaban. La investigación recoge la correspondencia entre Victoria y Louise con nombres como Victoria y Angélica Ocampo, Gabriela Mistral, Carmen Conde, Rosa Chacel, Julia de Meabe, Marianne Moore, Elizabeth Bishop, Mary McCarthy, Sylvia Marlowe, Mary Maigs, Margaret Miller, Nancy Macdonald, Sofía Novoa, Concha de Albornoz, Pilar de Madariaga y tantas otras, refleja el gran trabajo que hay pendiente en difundir la memoria del exilio. Seguir leyendo »

“Dejaba atrás el olor abominable de un mundo estúpido en el que la impotencia y la bajeza están en el poder” Thomas Bernhard, Un Niño (Anagrama, 1984)

La favorita (Matthias Lehmann).Recluida por sus abuelos en una mansión, Contance, una pequeña huérfana de diez años se cobija en su imaginación para subsistir con un abuelo alcohólico y una abuela que aúna todas las perversiones existentes. La angustia y el humor se dan la mano en “La Favorita”, el cómic de Matthias Lehmann que brinda una reflexión sobre la confusión de la identidad sexual cuando aún eres niño y los inconvenientes de una educación demasiado estricta.

Los juegos en el campo, el castigo físico y los miedos se entremezclan en un ambiente opresivo. Una niña encerrada, aislada, donde la ausencia de los padres es sustituida por personajes puramente dickensianos, sus abuelos. Este microcosmos asfixiante se relajará cuando Constance entre en contacto con la familia da Costa y especialmente sus hijos, unos portugueses que entrarán a trabajar en la finca.

Llega un punto en el relato, en la segunda mitad del libro, en el que se interrumpe la línea del discurso, obliga a asimilar la historia de una manera muy diferente a la que se esperaba, cambiando incluso el narrador en primera persona por otro omnisciente para introducir algo así como una breve biografía novelada de todos los protagonistas. Seguir leyendo »

Espido Freire

Me desperté con un hueco entre mis ojos,
y miré el móvil.
Ya no estabas: te habías ido.
Un seguidor menos.
#midolornocabeneunhashtag
No, no eras únicamente un número.
Aunque no te valoré cuando te tuve
cuánto te añoro con tu marcha.
Sé que no eres tú, soy yo.
Yo te fallé. ¿En qué?
¿Te hartaron mis recetas? ¿No soportaste
un bodegón más? ¿Fueron mis selfies?
No pudieron ser mis gatas.
He de seguir adelante. Quizás, quién sabe,
fueras un robot. O un perfil
de esos misteriosos
con sede social en Indonesia.
Quizás reaparezcas esta noche, una y otra vez,
para irte mañana. Hay quien lo hace.
Si lloro porque he perdido un seguidor
las lágrimas no me permitirán ver los likes.
Adiós, seguidor errante. Ojalá
al menos te transformes en mi hater.
Así sabré que no te perdí del todo.
Yo… yo jamás podré olvidarte.

#Elegyto the lost #follower

Fuente: https://www.instagram.com/p/BCNdgT-Plp3/?taken-by=espidofreire

A %d blogueros les gusta esto: