Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Poesía’ Category

Alejandra PizarnikAlejandra Pizarnik (Avellaneda, 1936 – Buenos Aires, 1972) fue una destacada poeta argentina. Hija del matrimonio formado por Elías Pizarnik y Rejzla (Rosa) Bromiquier, ambos inmigrantes judíos de origen ruso y eslovaco, que se dedicaban al comercio de joyería.

Su infancia fue muy complicada. Hablaba el español con marcado acento europeo y tartamudeaba. Tenía graves problemas de acné y una marcada tendencia a subir de peso. Estas eventualidades minaban seriamente su autoestima. Su obra fue influenciada por Antonio Porchia, los simbolistas franceses, sobre todo por Arthur Rimbaudy Stéphane Mallarmé, por el espíritu del romanticismo, y por los surrealistas. Entre 1960 y 1964 vivió en París, donde tradujo a Antonin Artaud, Henri Michaux, Aimé Césaire, e Yves Bonnefo y estudió literatura francesa en la Universidad de la Sorbona.

El 25 de septiembre de 1972, con sólo 36 años de edad, se quitó la vida ingiriendo cincuenta pastillas de un barbitúrico.

En este poema la poeta se centra en la sensación de soledad y muerte. La falsa percepción de la realidad que tienen los enfermos mentales, expresa lo pesada que es la vida a las personas que viven bajo la depresión, que no son dueños de su tiempo, su vida y sólo les queda esperar tras unas rejas, dentro de la jaula.

“La Jaula”

Afuera hay sol.
No es más que un sol,
pero los hombres lo miran
y después cantan. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Espido Freire

Me desperté con un hueco entre mis ojos,
y miré el móvil.
Ya no estabas: te habías ido.
Un seguidor menos.
#midolornocabeneunhashtag
No, no eras únicamente un número.
Aunque no te valoré cuando te tuve
cuánto te añoro con tu marcha.
Sé que no eres tú, soy yo.
Yo te fallé. ¿En qué?
¿Te hartaron mis recetas? ¿No soportaste
un bodegón más? ¿Fueron mis selfies?
No pudieron ser mis gatas.
He de seguir adelante. Quizás, quién sabe,
fueras un robot. O un perfil
de esos misteriosos
con sede social en Indonesia.
Quizás reaparezcas esta noche, una y otra vez,
para irte mañana. Hay quien lo hace.
Si lloro porque he perdido un seguidor
las lágrimas no me permitirán ver los likes.
Adiós, seguidor errante. Ojalá
al menos te transformes en mi hater.
Así sabré que no te perdí del todo.
Yo… yo jamás podré olvidarte.

#Elegyto the lost #follower

Fuente: https://www.instagram.com/p/BCNdgT-Plp3/?taken-by=espidofreire

Read Full Post »

Cesare Pavese (Santo Stefano Belbo, 9 de septiembre de 1908 – Turín, 27 de agosto de 1950) fue un escritor italiano, uno de los más importantes del siglo XX. La narrativa de Pavese trata, por lo general, de conflictos de la vida contemporánea, entre ellos la búsqueda de la propia identidad, como en La luna y las fogatas (1950). Pavese (que vivía con una hermana) se suicidó en una habitación de hotel en Turín, después de haber recibido un premio literario por su libro El bello verano (1949). Su diario se publicó póstumamente, en 1952, bajo el título El oficio de vivir, y concluye con la frase anunciadora de su decisión personal.

El desengaño amoroso que sufre tras la ruptura de su relación sentimental con la actriz norteamericana Constance Dowling – a la que dedica sus últimos versos Vendrá la muerte y tendrá tus ojos – y su malestar existencial lo llevan al suicidio el 26 de agosto de 1950, en Turín.

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
esta muerte que nos acompaña
desde el alba a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un absurdo defecto. Tus ojos
serán una palabra inútil,
un grito callado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando sola te inclinas
ante el espejo. Oh, amada esperanza,
aquel día sabremos, también,
que eres la vida y eres la nada. (más…)

Read Full Post »

«Gracias a la vida» es una de las canciones chilenas más conocidas e interpretadas en el mundo, y permanentemente está incluida en antologías de canciones latinoamericanas. Se le ha calificado como un «himno humanista», obteniendo el permanente reconocimiento de la crítica y el público como una obra profundamente humana y universal, más allá de su popularidad transversal.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio dos luceros que cuando los abro
Perfecto distingo lo negro del blanco
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abedecedario
Con él las palabras que pienso y declaro
Madre amigo hermano y luz alumbrando,
La ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados
Con ellos anduve ciudades y charcos,
Playas y desiertos montañas y llanos
Y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio el corazón que agita su marco
Cuando miro el fruto del cerebro humano,
Cuando miro al bueno tan lejos del malo,
Cuando miro al fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto,
Así yo distingo dicha de quebranto
Los dos materiales que forman mi canto
Y el canto de ustedes que es el mismo canto
Y el canto de todos que es mi propio canto.

Gracias a la vida
Gracias a la vida
Gracias a la vida
Gracias a la vida.

Read Full Post »

Indy - Vanesa Martin No quiero deshacer nada
Ni la ropa, ni guardar las tazas,
Ni recoger las migas de pan que dejé por descuido
Ni el agua, ni la comida
Ni sacar si quiera el ordenador de la mochila.
No quiero hacer como que no ha ocurrido.
Cuando metí mi ropa en la maleta iba a compartirla contigo
Cuando metí los libros, iba a leer contigo
Cuando metí el bikini, iba a atardecer contigo en Tarifa
Cuando dejé las tazas en la cocina después del desayuno, era porque había prisa por irnos,
Cuando guardé el bebedero era tu equipaje
Y ahora, que vuelvo sin ti,
Que la vida me deja sin ti
No quiero que nada vuelva a su sitio
Porque tú nunca volviste
Y me escupe la rabia en la cara
por tener que acostumbrarme a recordarte, maldita sea
A verte por la casa, por el parque,
Llenando el coche de pelos y despertándonos alguna que otra mañana a golpe de besos
No quiero que nada vuelva a su sitio
Porque tú no volviste
Quiero volver a verte como aquel sábado, 4 de Julio
Detrás, en el coche, mirando a través del espejo retrovisor
Entrando en la casa repartiendo amor
Oliéndolo todo y dejando tu generosidad en el aire…
Buen viaje Indy, desde pequeña te encantaba viajar, pero esta vez te fuiste antes de tiempo y sola. Te quiero y te querré siempre bonita mía

Fuente: https://instagram.com/p/46DanBJa9N/

Read Full Post »

La vida de Elizabeth Bishop (1911-1979) fue una sucesión de mudanzas. Tras la muerte del padre y la separación definitiva de la madre a los cinco años, creció entre la casa de los abuelos en Nueva Escocia y su natal Worcester. Esta conciencia de la soledad y la pérdida –alguna vez le dijo a su gran amigo Robert Lowell que su epitafio debía decir algo como “Aquí yace la mujer más sola que jamás haya vivido”– hace parte esencial de su obra, material poético que, según ella, está en todo lo que nos rodea para ser mostrado de la forma más sencilla posible.

 

El arte de perder se domina fácilmente;
tantas cosas parecen decididas a extraviarse
que su pérdida no es ningún desastre.

 

Pierde algo cada día. Acepta la confusión
por las llaves perdidas, la hora en blanco.
El arte de perder no es difícil de dominar.

(más…)

Read Full Post »

Altos y bajos en tu corazón furtivo…

Manipulas tus horas fríamente…

Te vas a cada rato de repente,

arena movediza,

para la sed no vales

tenerte es poseer agua en un cesto. (más…)

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: